sal y vinagre


En el centro de un cara asoma un cabestrillo...desenfundados jueces abandonan la sentencia en manos de un ave que se escapa al baño de sangre...
Grotesca mirada que en la cruz de sus dudas infunda la pregunta con la que divide su infundio coraje de la sin razon de la eterna vida,

No hay comentarios: