Que la guerra no me sea indiferente


Sombras cuspides de lo que en su perdida florecio una guitarra, con el llanto de los que conocen la tardia esperanza que se deja ya de esperar.

No hay comentarios: