me queda la palabra



Y el temor roto como estaba tras la carrera que nunca empezó, y las risas de los niños sádicas y jolgorosas envolviendo su cristalino y cortante corazón, y los aplausos no terminaban nunca de acabar con el fin.

No hay comentarios: