Retrato de un laberinto.


Su rostro era lo que esperabas que fuera, lo que no veias, era el final, podría haberte dado más de lo que le robaste al tiempo, intentando inutilmente entender por otro lado, lo que decía, el galimatías oscuro, que al parecer era claro.

No hay comentarios: