La ebriedad escurre los quizás y hace de las ratas poemas desgraciados que aman la noche.